Skip to main content

Irene Veganzones: "La esencia del examen MIR está cambiando y se acerca al modelo docente de la Facultad de Medicina, muy centrado en el análisis de casos clínicos"

Irene Veganzones: "La esencia del examen MIR está cambiando y se acerca al modelo docente de la Facultad de Medicina, muy centrado en el análisis de casos clínicos"

Una de las novedades del curso 2020-2021 de la Facultad de Medicina es la puesta en marcha de un Programa de Preparación para el examen MIR dirigido a todo el alumnado. La Dra. Irene Veganzones es la responsable de la puesta en marcha y la gestión de este programa singular en cuyo desarrollo el grado en Medicina de la UVic-UCC es pionero. Veganzones es médico de familia rural de Sarrià de Ter (Girona), estudió Medicina en la Universidad de Barcelona - Bellvitge, se especializó en medicina familiar y comunitaria en Manresa y ha trabajado durante siete años como tutora y profesora en la Academia AMIR, de preparación para la prueba de acceso a la formación especializada.

¿Por qué decides afrontar el reto de poner en marcha este programa en la UVic-UCC?

Creo firmemente en el modelo pedagógico de la Facultad de Medicina de la UVic-UCC, porque está muy orientado a la formación integral de los estudiantes, y esta es la esencia de la medicina de familia y comunitaria, mi especialidad. Además, es una facultad muy generalista, que apuesta para que los estudiantes conozcan todas las caras del ejercicio de la medicina y decidan cuál es la que más encaja con ellos. Finalmente, hoy por hoy es la única universidad que ha apostado por crear un programa de preparación para el examen MIR, y si esto es posible, más allá de ser gracias a la voluntad de las personas que dirigen la facultad, y especialmente del presidente de la FESS, el Dr. Josep Arimany, que es su principal impulsor, se debe a que la esencia del examen MIR está cambiando y se está acercando a nuestro modelo docente.

¿En qué sentido cambia el MIR y de qué manera conecta, esta evolución, con el modelo docente de la UVic-UCC?

Antes el MIR premiaba exclusivamente quien había hecho muchos codos: por decirlo de forma sencilla, sacaba mejor nota quien había empollado más. Pero de forma progresiva, la esencia de la prueba está cambiando, y cada vez se valora más aquel estudiante que sabe razonar los casos clínicos e interpretar y detectar los datos clave. De hecho, actualmente el MIR ya tiene cerca un 75% de preguntas basadas en casos clínicos que, precisamente, son uno de los pilares centrales del modelo docente de la facultad. Y nosotros podemos y queremos sacar partido de esta semejanza.

Lo que cambia entre uno y otro es la forma de preguntar del examen, pero el contenido que se pide y el objetivo de las preguntas es el mismo: hacer pensar al estudiante que haría si se encontrara ante un paciente de verdad. Hay una conexión real entre los dos modelos, y esto nos da una ventaja.

Pero hay quien dice que el trabajo de preparación para el MIR lo han de hacer las academias especializadas, y no las facultades ...

Es cierto que es muy común pensar que la universidad debe limitarse a preparar al alumnado para ser buenos médicos y que posteriormente las academias ya los entrenarán para hacer un buen examen. Pero una cosa no quita la otra.

Los graduados de la UVic-UCC deberán ir igualmente a las academias, o por lo menos será altamente recomendable que lo hagan, para repasar conceptos de memoria de corto plazo durante los meses previos al examen MIR. Con la formación integrada que habrán recibido durante el grado, irán mejor preparados para las preguntas que se resuelven con técnica de examen, la mayoría de las cuales son planteadas en forma de caso clínico.

¿Qué le pasa al examen MIR que da tanto y tanto miedo?

¡Muchas cosas! En primer lugar, cerca del 95% de los graduado en Medicina en España quieren ser médicos asistenciales, y por tanto la práctica globalidad de estudiantes deben superar la prueba para conseguirlo. Asimismo, el acceso a la especialidad no es fácil ... En enero pasado se presentaron a la prueba 16.000 aspirantes para un total de 7.000 plazas, es decir que para cada plaza había 1,6 aspirantes. Esto significa que no todo el mundo podrá escoger la plaza deseada, y esto inquieta a los estudiantes, tal vez no desde primer curso, pero sí a medida que se van aproximando al final del grado.

Por si fuera poco, actualmente la nota final clasificatoria procede en un 90% del resultado en el examen MIR y sólo en un 10% de la nota del grado. Por lo tanto, la realidad es que lo que determinará la puntuación final que permitirá escoger la plaza será la nota del examen MIR

Si a todo esto le sumamos que desde el momento de la graduación (en junio) hasta la fecha del examen (en enero) hay sólo siete meses, podemos entender la alta tensión o el estrés emocional al que están sometidos la mayoría de aspirantes, que en general son alumnos brillantes acostumbrados a superar periodos de exámenes muy duros. Aquellos siete meses sólo vivos con el MIR como horizonte y, por muy bien que lo lleves, necesita apoyo emocional de la gente de tu alrededor para superarlo. Uno de nuestros objetivos es que los alumnos lleguen a la preparación exclusiva del MIR con confianza y seguridad, y esto les permita vivir de forma más relajada y obtener mejores resultados.

Como lo planteáis, el programa de preparación de la facultad?

Los profesionales que desarrollaremos el programa trabajaremos con dos pilares fundamentales: por una parte, los exámenes tipo pregunta de elección múltiple (test) de la facultad se adaptarán para hacerlos con una metodología más similar al formato del MIR, para que el alumnado se vaya habituando al tipo de preguntas y los razonamientos que deberán hacer entonces.

Por otra parte, los alumnos practicarán la técnica del examen a lo largo del grado, de manera más intensiva a medida que se acerque el sexto curso. Trabajaremos con preguntas reales del MIR relacionadas con la asignatura que hagan en ese momento. Así los estudiantes verán de qué manera se pregunta ese tema en el MIR y nosotros veremos qué carencias individuales tiene cada uno y le ayudaremos a superarlas.

Este planteamiento no sólo hará que estén mejor preparados cuando lleguen al final del grado, sino que les hará ganar seguridad y confianza en sí mismos, que es vital para este examen. Además, les afilará la habilidad de hacer una buena anamnesis y la detección de la información clave para obtener el diagnóstico y decidir la mejor actitud a seguir en los casos clínicos reales.

¿Cómo afectará a los estudiantes el hecho de participar en el programa?

El programa estará absolutamente integrado en su plan docente. El objetivo es que ellos no tengan que preocuparse de las novedades y cambios del examen MIR mientras estén en la facultad; nosotros nos ocuparemos de actualizar la preparación que necesiten hacer antes de terminar el grado en relación al acceso a la formación especializada. Nos implicamos en la preparación del MIR igual que los institutos de secundaria se implican en la preparación de la Selectividad por que, de hecho, si sabemos que prácticamente todos nuestros alumnos acabarán haciendo el examen no tiene sentido vivir de espaldas a esta realidad, sobretodo si vivir de cara no tiene perjuicio para su formación como médico, sino beneficio.

Por lo tanto, es posible que con los años el MIR continúe cambiando?

Es altamente probable. El MIR actual tiene unas debilidades muy claras: no explora aspectos importantes de la profesión, como las habilidades comunicativas. Quizás dentro de unos años incluirá estos aspectos u otros, y nosotros nos iremos adaptando. Porque, de hecho, no podemos saber qué prueba o evaluación se hará dentro de unos años, si será el MIR o una prueba diferente ... Y es por eso que planteamos este programa como una preparación para el acceso a la formación especializada, sea como sea.

Por otro lado, el plan docente de la facultad contempla el aprendizaje y adquisición de todas estas habilidades y competencias indispensables para ser un buen profesional. Por ello, los alumnos deben estar tranquilos porque independientemente de la preparación para el MIR, obtendrán una formación completa para desarrollarse en la práctica médica.

Cuando hiciste el MIR sacaste una de las notas más altas de tu promoción, y elegiste la especialidad de medicina familiar, poco habitual entre las primeras notas. ¿Por qué?

Era lo que yo quería hacer, la especialidad con la que me sentía más identificada dentro de la medicina, la que me permitiría estar al lado de las personas y que es la referente en salud desde todos los puntos de vista. No me atraía la idea de centrarme en un ámbito concreto de la medicina y perder la visión global de la salud tal y como yo la entiendo.

Tenía muy claro que, aunque no es habitual elegir ser médico de familia y comunitaria con un 200, debía ser fiel a lo que sentía.

El gran problema de la atención primaria es que está infravalorada por la Administración, por los profesionales y por la ciudadanía, y aquí el MIR también tiene que ver porque da por hecho que las notas más altas optarán por otras especialidades consideradas "más prestigiosas "y dejarán la de medicina de familia para los últimos de la lista.

Como se puede cambiar este estigma?

Yo formo parte de la junta permanente Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFIC), y esta es nuestra lucha principal. Queremos hacer una medicina de familia más fuerte y resolutiva, para que el sistema de salud público sólo será fuerte y resolutivo si lo es la atención primaria. Pero este es el típico caso del pez que se muerde la cola: si los profesionales de primaria tienen recursos insuficientes y no tienen el reconocimiento que se merecen, es difícil que mantengan la motivación. Y esto lo perciben los estudiantes de medicina cuando entran en contacto con el mundo asistencial. Por eso es difícil que se sientan atraídos por esta especialidad, no porque no les guste su esencia, sino porque no les atraen las condiciones en que deberán trabajar.

Así pues, todo empieza y termina con tener los recursos necesarios para poder ser resolutivos, como ocurre en otros países europeos donde la atención primaria y el médico de familia son el eje central de todo el sistema de salud. Hay que conocer bien la medicina familiar y comunitaria para aprender a apreciarla, y esto debe comenzar en la facultad, donde se le ha de dar el valor que se merece.

Yo, que trabajo en el mundo rural, disfruto muchísimo del trabajo y de la proximidad que tengo con los pacientes. Siento como si aún fuera una médica de "las de antes" pero con las tecnologías y conocimientos del siglo XXI. Creo que es importante que los estudiantes conozcan esta medicina y se puedan "enamorar". Gran parte de la asistencia médica real se hace en los consultorios, en los CAP, los sociosanitarios ... por eso creo que es muy acertado el enfoque de las prácticas de nuestra facultad, donde los estudiantes pueden conocer todas las realidades, no sólo la hospitalaria.

Comparteix a les xarxes:


Noticias

Primer Claustro de la Facultad de Medicina

La Facultad de Medicina celebra su primer Claustro

La Facultad de Medicina ha celebrado el primer Claustro ordinario correspondiente al curso 2023-2024. El decano de la facultad, Roberto Elosua, encabezó la sesión que contó con la asistencia presencial y telemática de PDI, PAS y representantes de los estudiantes.

El decano inició el Claustro

Estudiantes de la 1a promoción del grado en Medicina

Cuatro estudiantes de la Facultad de Medicina publican artículos científicos relacionados con su trabajo de fin de grado

Los trabajos de fin de grado (TFG) del curso 2023-2024 de cuatro estudiantes del grado en Medicina de la Facultad de Medicina de la UVic-UCC han acabado convirtiéndose o siendo la base de varios artículos científicos. Se trata de los trabajos que han realizado Roger

Gemma Amblàs

Gemma Amblàs: "Uno de los retos más importantes que tenemos el equipo de secretaría académica es la atención a los diferentes perfiles de estudiantes de los diferentes grados"

Gemma Amblàs es ingeniera técnica informática (UPC, 2005) y licenciada en comunicación audiovisual (UOC, 2010). Se especializó en análisis de datos (Posgrado en Tecnologías de Business Intelligence UOC) y cuenta con más de 20 años de experiencia en el ámbito universitario. Ha estado trabajando en

Los cuatro catedráticos de la Facultad reconocidos el curso 2023-2024

Catedráticos de la Facultad de Medicina, reconocidos profesionalmente en el transcurso de este curso

Los catedráticos de la Facultad de Medicina de la UVic-UCC Elena Carreras, Xavier Gómez-Batiste, Xavier Montalban y Josep Tabernero han sido merecedores de varios premios y distinciones en el transcurso de este curso 2023-2024.

La Dra. Elena Carreras, catedrática de Obstetricia y Ginecología de la

¿No encuentras lo que buscas?

Contáctanos

Si tienes alguna pregunta, nosotros tenemos la respuesta

Contacto