Skip to main content

La implantación de bioimplantes con vesículas extracelulares de células madre puede mejorar la función cardíaca después de un infarto agudo de miocardio

Foto de grupo de la mayor parte de los autores del estudio

La implantación de bioimplantes con vesículas extracelulares de células madre puede mejorar la función cardíaca después de un infarto agudo de miocardio

Investigadores del grupo ICREC (Insuficiencia Cardíaca y Regeneración Cardíaca), en enfermedades cardiovasculares, en el Instituto de Investigación Hermanos Trias i Pujol (IGTP), siguen trabajando terapias tecnológicas para reparar el tejido cardíaco después de un ataque al corazón. En un artículo publicado en Theranostics presentan el estudio realizado de las vesículas extracelulares de células madre mesenquimales combinadas con ingeniería de tejidos como terapia para reparar el corazón después de un infarto. Los investigadores han llevado a cabo el estudio, coliderado por Santi Roura, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vic - Universidad Central de Cataluña (UVic-UCC), en el modelo de infarto de corazón porcino en el Centro de Medicina Comparativa y Bioimagen (CMCiB) del IGTP.

Actualmente, gracias al código infarto, los pacientes que padecen un infarto de miocardio se tratan rápidamente para reabrir la arteria coronaria obstruida y recuperar el flujo sanguíneo en el miocardio afectado. Sin embargo, puede aparecer una cicatriz en el músculo cardíaco de estos pacientes que, si es mayor, puede impedir que el corazón pueda latir correctamente, llegando a desarrollar insuficiencia cardíaca. Para evitarlo, los investigadores del grupo ICREC liderado por el profesor Antoni Bayés Genís desarrollan terapias avanzadas basadas en ingeniería de tejidos y células madre para promover la reparación del corazón postinfarto.

En su último estudio, publicado recientemente en Theranostics, demuestran cómo la implantación de un bioimplante cargado de vesículas extracelulares de células madre mesenquimales puede mejorar la función cardíaca en un modelo porcino de infarto agudo de miocardio. "Hemos podido ver que las vesículas extracelulares reducen la inflamación del miocardio postinfarto, favorecen la aparición de nuevos vasos sanguíneos y disminuyen el remodelado adverso que hace el corazón para adaptarse a la pérdida de capacidad muscular", comenta la primera autora del artículo, la Dra. Marta Monguió-Tortajada. "Las vesículas tienen muchas de las propiedades de las células madre mesenquimales, y tienen ciertas ventajas al evitar riesgos de rechazo de trasplante y mayor estabilidad por no ser entidades vivas". El grupo ha contado con la colaboración del grupo REMAR-IVECAT, liderado por el dr. Francesc E Borràs, experto en el aislamiento y caracterización de las vesículas extracelulares.

Como ya habían publicado anteriormente, la administración localizada con bioimplantes cardíacos permite una mayor dosificación en la zona diana, el miocardio infartado, consiguiendo así unos efectos locales más potentes y evitando posibles efectos secundarios. En este contexto, el grupo está evaluando si la implantación de las células madre mesenquimales (estudio PERISCOPE) es segura y tiene un efecto beneficioso en pacientes con un infarto de miocardio previo.

"La optimización de terapias como ésta tienen como objetivo mejorar la vida de los pacientes, evitando que lleguen a estadios más avanzados de insuficiencia cardíaca en los que el único tratamiento posible para restablecer totalmente la función cardíaca es el trasplante de corazón ", explica la Dra. Carolina Gálvez-Montón, que lidera el estudio en cerdos. "Además de ser una cirugía muy invasiva, las donaciones actuales y el número incrementante de pacientes con enfermedades cardíacas hace que sea una aproximación poco sostenible".

Este trabajo ha sido financiado por la Fundación La Maratón de TV3, el Instituto de Salud Carlos III, el Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN y los Fondos de Desarrollo Regional de la Comisión Europea) y el Instituto Catalán de la Salud. Tanto ICREC como REMAR-IVECAT son grupos consolidados con financiación de la Agencia de Gestión de Ayudas Universitarias y de Investigación (AGAUR) de la Generalidad de Cataluña. El ICREC forma parte de las redes CIBER Cardiovascular y RICORS-Terav.

Have you found what you are looking for?

Contáctanos

Si tienes alguna pregunta, nosotros tenemos la respuesta

Contacto