El Servicio de Donación de Cuerpos cumple dos años y ya cuenta con 321 personas inscritas

Estudiantes en una práctica de anatomía

El Servicio de Donación de Cuerpos cumple dos años y ya cuenta con 321 personas inscritas

Dos años después de la puesta en marcha del Servicio de Donación de Cuerpos, la Facultad de Medicina de la Universidad de Vic - Universidad Central de Cataluña (UVic-UCC) cuenta con 321 donantes, de los cuales 193 son mujeres y 128 son hombres. En cuanto a franjas de edad, la más habitual entre los donantes es la que va de los 60 a los 69 años, seguida de personas de entre 70 y 79 años. De estos, un total de 18 ya han hecho la defunción.

La responsable del servicio y del laboratorio de anatomía de la Facultad, Laia Nogué, considera que "la respuesta ha sido muy buena por parte de la sociedad de la Cataluña Central, así como de comarcas como el Ripollès y la Garrotxa". También recuerda que "gracias a las donaciones, los estudiantes de Medicina pueden estudiar anatomía en un contexto real y adquirir habilidades con el instrumental quirúrgico aprendiendo la técnica de disecar". Asimismo, los médicos en activo "pueden formarse en nuevas técnicas quirúrgicas e innovar a través de cuerpos reales".

El servicio se puso en marcha el 1 de febrero de 2018 con el fin de contribuir a la enseñanza y la preparación de los futuros profesionales en Ciencias de la Salud. Cualquier persona mayor de edad y en uso de sus plenas facultades mentales puede hacerse donante. El procedimiento de donación se hace de manera presencial en la Facultad de Medicina de la UVic-UCC, donde hay que acudir con una persona que ejerza de testigo y llevar el DNI. Una vez registrados los datos, la persona donante obtendrá un carné que lo acredita como tal.

Tras el fallecimiento, hay que llamar a la funeraria correspondiente e indicar que se trata de un donante de la Facultad de Medicina de la UVic-UCC, para que pueda hacerse el traslado del cuerpo. Una vez en la Facultad se le practica una analítica para confirmar que el donante no padece ninguna enfermedad infecciosa como la hepatitis Bi C, el VIH, la tuberculosis o sepsis, y en caso de resultado negativo se procede a embalsamar el cuerpo. Tanto antes como después del fallecimiento, todo este proceso garantiza el anonimato del donante.

Contáctanos

Si tienes alguna cuestión, nosotros tenemos la respuesta

Contacto